Crear con totalidad

El secreto para una vida legendaria se encuentra en este capítulo, crear con totalidad, desde tu ser más auténtico y que te importe poco lo que opinen los demás, es la forma más profunda de rendirle tributo a la vida, a la existencia, a Dios, y a tu conexión infinita con todo, a lo que reside en tu ser y en tu naturaleza. Cuando creamos algo desde nuestra esencia estamos utilizando nuestro más elevado poder.

Cada quien tiene una forma de crear distinta, el arte y la música, suenan diferente para cada ser, el mío es escribir, aunque a veces grabo videos y hago algunas otras cosas, solo dejo que fluya, cuando me encuentro en totalidad, es en momentos como este, donde plasmo mi esencia y mi ser en estas páginas que me permiten expresar mi existencia y reflejar mi consciencia, sin un fin establecido, sin un para qué y solo por el mero placer de ser.

Una de mis actividades favoritas recién descubiertas es leer por leer, no por conseguir o aprender algo, solo leer por leer, no todo debe tener una finalidad o recompensa en un tiempo futuro imaginario, el simple hecho de crear algo por crear, como la frase el arte por el arte te conecta, te lleva a crear con totalidad. Solía elegir un libro por su contenido y por lo que aprendería de él, por lo que me traería en forma de recompensa, un nuevo conocimiento, un rato de entretenimiento, una técnica o estrategia para obtener algo físico y exactamente eso es lo que conseguía, pero solo eso, limitaba la potencialidad del libro, ordenaba a la mente a reducir su enfoque y se perdía de maravillosos secretos, nuevas experiencias y una nueva conexión con el autor, el tema y todo lo que rodeaba a esta creación que yacía en mis manos. Al leer por leer comencé a encontrar mil y un maravillas a las que no estaba abierto antes, momento a momento y un aquí y ahora a la vez, me abro a la totalidad de las posibilidades y me lleva a descubrir, muchas verdades que resuenan con mi ser, mismas que antes no veía, porque no estaba abierto a ellas.

No copies a los demás, es un nivel de existencia muy denso, firmar con la firma de otro, sin darle ningún lugar, es casi tan burdo como autoproclamarse el autor del mundo, es faltarle al respeto a tu esencia y a tu naturaleza, a tu ser creativo. Hay muchos que recomiendan allá afuera ser como alguien más, imitar a otros, pretender ser, hacer o tener lo de otros, vivos o muertos, no hay diferencia, pues como vimos en el capítulo “Nada se repite en la naturaleza” lo único que lograrás será una versión mediocre y sin sentido de ti mismo, las máscaras y las mentiras, no se pueden mantener por siempre y al caer al piso, quedará expuesto tu verdadero ser, que al haber sido descuidado por tanto tiempo, no será ni la breve sombra de tu verdadero potencial. Por ello en las frases exactas, que resonaron con mi ser, encontrarás citas y nombres en todo el libro, lo demás viene de mi ser, con mi toque y desde mi consciencia, haya sido dicho o no en algún momento de la historia, pues, aunque se dice que todo ya ha sido escrito, siempre es posible plasmar tu vida en cualquier obra que decidas crear con totalidad. Las ideas contenidas en este libro una vez entendidas, son tuyas, son del universo, las ideas le pertenecen a la vida y a la creación, a ti, pero es importante que emanen de tu ser, de tu visión de ellas, imprime tu esencia, crea desde tu ser, crea desde una verdad que resuene directo contigo, copiar y pegar o aprenderse algo y repetirlo como periquito, es un insulto a tu propia divinidad, a tu potencial y a tu ser.

Creando con totalidad es como despiertas al genio que dormita en tu interior, cómo te conectas con el cosmos y la inteligencia divina, la forma más hermosa de permitir que la vida fluya a través de ti, puedes hacerlo cantando, bailando, pintando, haciendo sillas, relojes, lo que sea que ames y te llene de gozo, donde sea que te fundas el eterno presente y la noción del tiempo y el espacio desaparezcan por completo, en ese lugar donde la inspiración nace desde lo más profundo de tu ser y las cosas parecieran ser creadas sin esfuerzo alguno, ese es el lugar correcto, ahí es donde experimentamos lo que decía Lao Tze en el Tao Te Ching “El tao no hace nada y no deja nada sin hacer.” Ahí es donde comprobamos nuestra unión con todo y con todos, donde fluimos sin los obstáculos que nos impone la mente, donde permitimos que el ser, la existencia, Dios, la vida y la creación se fundan en una sola canción.

Decía Wayne Dyer “No mueras con tu música aún dentro de ti.” Ahora más que nunca es momento de compartir esa magia que reside en tu ser con el mundo entero, ahora es cuando necesitamos que tu arte salga, cualquiera que sea su forma, cualquiera que sea tu son, es momento de crear en totalidad y compartirlo con la humanidad, dejar plasmada tu creación como parte de tu existencia humana temporal, lo que sea que salga de tu ser naturalmente y resuene con tu corazón, ahí se encuentra tu música, solo es cuestión de prestar atención, de ver en tu interior.