El despertar

“Todo surge y desaparece. Pero quien despierta, lo hace para siempre.” – Sutra Budista

Despertar simplemente es levantar los velos y ver la realidad detrás de las ilusiones y manifestaciones de la mente humana, es entrar en consciencia plena y poder mantenerse en ella, muchos experimentamos un despertar parcial donde podemos ver pequeños fragmentos de una realidad más allá de la mente, el ruido, las historias y las ilusiones. Es individual y personal cada uno lo experimenta de manera distinta, en momentos distintos de su vida, hay quienes lo buscan y en esa búsqueda no encuentran nada, como vimos unos capítulos atrás, y hay quienes lo experimentamos sin reconocerlo y nos puede sacar de onda, como me sucedió a mí:

La primera vez que experimente un silencio mental total, me espante para ser honestos, no lo esperaba, ni lo buscaba, ni lo pude reconocer como tal en ese momento, estaba en la playa de Playa del Carmen en el caribe mexicano, allí vivía,  observando el horizonte, solo sentado sin hacer nada, no conocía la meditación ni los estados mentales y conscientes del ser, solo era un chavo con sueños y muchos planes en el futuro, de pronto y de la nada sucedió. Cuando no sabes de qué se trata piensas que tal vez algo está mal contigo, todo el ruido de la mente, sus ideas, pensamientos e historias de pronto se volvieron absoluto silencio, buscaba recuperar el ruido pues estamos acostumbrados a vivir con él todo el tiempo, sentía como si una parte de mi se hubiera perdido en ese horizonte de aguas azul turquesa y no lo podía recuperar, buscaba con desesperación reactivar mi mente pero nunca regresó al mismo nivel de ruido, como el ser humano es resiliente y adaptable por naturaleza, poco a poco me fui acostumbrando a vivir con menos ruido y menos pensamientos en mi mente, fue hasta hace poco que entendí con claridad este momento, fue mi primer paso hacia el despertar, hacia una consciencia más plena. Pasaron 13 años desde aquel primer momento de silencio total en el 2007 que no registre como algo significativo, hasta hace poco, estaba leyendo un libro del Zen y el silencio total de la mente, el Satori y vino ese instante como un destello en mi memoria, hoy experimento todo el tiempo una consciencia plena, cada vez es menos lo que resta de mi <<falso yo>> todo se va acomodando y veo con claridad los pensamientos cuando llegan, las emociones y los sentimientos, su origen y su raíz, veo de donde surgieron y puedo permitir sin juicios que sucedan, observándolos y cada vez son menos y mucho más cortas las ocasiones en las que me voy con ellos o me dejo llevar de forma alguna, ya me doy cuenta más rápido y fácilmente . Observo como mis viejas creencias, necesidades y apegos se van desvaneciendo, al mismo tiempo que me siento más presente y conectado con la existencia, este libro que empezó completamente distinto en mi mente se ha ido desarrollando y escribiendo solo, no me cuesta ningún trabajo, solo me enfoco en crear con totalidad sin esperar resultados o consecuencias de ningún tipo, disfrutando el aquí, el ahora, y esta creación en sí misma.

Cada uno experimenta este “despertar” de forma distinta, sé que no soy duplicable de ninguna forma, solo te cuento lo que yo vivo, como una muestra de que es posible y que vale la pena. Este libro tiene la posibilidad de ayudarte en esto, simplemente al observar las bases de la vida desde otra perspectiva, tal vez solo una chispa, un momento de claridad, pueda ser lo que detone en ti este despertar o más bien este recordar de tus orígenes y tu propia divinidad. O tal vez no, pero no tiene importancia alguna, todo sucede en su momento y cada uno vive su propio proceso a su manera, cada destello de consciencia que experimentes en tu vida te irá acercando más cada vez, la base es comenzar a reconocerlos como tal y permitir que sucedan, si permitimos sin resistencias, sin intenciones de controlar nada y fluimos con la vida como fluye el río, poco a poco y a su manera todo sucederá en ti.

Una vez que experimentas este despertar, nada vuelve a ser igual, ya no hay forma de volver atrás, no pueden regresarte a la matrix, pero no te preocupes, el sabor del filete sigue siendo el mismo, simplemente pierdes el velo que cubría tu visión, ya no te dejas llevar por las masas, ni por las ilusiones del ego, recobras el poder personal y te olvidas de los juegos densos y las apariencias, puedes observar tus pensamientos y sentimientos, sin necesidad de ser constantemente arrastrado por ellos, ya no pones en manos de nadie, ni de nada, tu propia felicidad y tu plenitud. Solo recobras tu propio poder sobre ti y tu experiencia de vida.

“No empujes el río, porque el río fluye solo” – Proverbio Chino