El éxito

El éxito ha sido promovido como un producto que puedes adquirir, posiblemente hay más de 100,000 libros escritos de cómo alcanzar el éxito y la felicidad con hábitos, consiguiendo y acumulando cosas, fortunas y recursos. Todo esto allá afuera, en el mundo material, pero curiosamente nadie que haya incursionado en este camino, ha alcanzado algún tipo de satisfacción real que provenga de algo exterior, siempre se necesitará más, siempre hay un paso más, siempre más y más. Es un ciclo interminable, estás buscando algo en el lugar equivocado, no lo vas a encontrar si no lo traes contigo, incluso te puede causar una obsesión, lo que va contra tu naturaleza, puede dañar tu mente y cegarte para siempre, a menos que el éxito venga de lo más profundo de tu ser y este en armonía contigo, aunque llegue, no lo podrás reconocer.

Existen miles de YouTuber’s, influencers y autores, vendiendo felicidad empaquetada y conceptos de éxito importados directamente de las ilusiones y los medios de comunicación. Las técnicas de ventas, marketing, programación neurolingüística, hábitos, motivación y mentalidad positiva, funcionan y pueden ayudarte a comprar más cosas que no necesitas realmente, se modificarán para la nueva realidad que experimentaremos y seguirán funcionando en personas dormidas, pero la humanidad está despertando y todos los que vivimos en consciencia plena ya no perseguimos esa zanahoria imaginaria. Es hora de redefinir y personalizar el concepto de éxito, dejar de seguir a las masas y a las tendencias como si fueran incuestionables.

Como vimos en el capítulo “Es un juego de apariencias” no todo es lo que parece, muchos de los conceptos de éxito que tenemos actualmente, los hemos absorbido de los medios de comunicación, las modas, las posturas falsas y los sentidos de superioridad, inferioridad y pertenencia. La gran mayoría de las personas que aparentan ser felices en los medios y en las redes sociales, solo están aparentando, detrás de esas máscaras y personajes, se encuentra un ser divino pero triste, vacío y con carencias.  Tendemos a buscar resultados en nuestra vida con el fin de alcanzar metas específicas, ¿Cuál es la meta? ¿Qué te gustaría lograr? ¿Por qué quisieras éxito? ¿Que supone o cuál es tu concepto de éxito? ¿Puedes crear un concepto propio sin tratar de copiar a nadie más?

La mayoría de las personas busca el éxito porque vive bajo la creencia que detrás del éxito se encuentra la felicidad, pero no es así, la felicidad es un estado interior natural, si llegas sin felicidad propia interna a comprarte un barco, por decir algo, seguirás sin ser feliz pero ahora con un barco que mantener. La búsqueda de la felicidad es la búsqueda humana más importante actualmente, más importante que la vida misma, y es triste que algo que deberíamos tener por derecho natural como parte de nuestra existencia tengamos que estarlo buscando allá afuera, dedicaremos un capítulo a la felicidad para ver esto más a fondo.

Éxito proviene del latín exĭtus que significa salida, partida, conclusión, resultado o muerte dependiendo el contexto, está definido según la real academia de la lengua española como: “Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.”  o “Buena aceptación que tiene alguien o algo.” Te invito a reescribir el significado de éxito leyenda, a que escribas tu propio significado, desde tu consciencia, algo que tenga un peso real, más sutil y menos crudo, que venga de ti, de tu naturaleza, de crear en totalidad, que sea importante para tu ser y que te permita disfrutar con más intensidad esta hermosa experiencia temporal de vida.

Cuando nuestra definición de éxito es genuinamente creada por nosotros es mucho más fácil de alcanzar, puedes reconocerlo fácilmente, te llena de gozo, no por qué el éxito lo provoque, sino porque ya llegaste a el pleno y feliz.