La búsqueda y los caminos

«Lo primero, debes comprender que no hay ningún camino, ni de la mente, ni del corazón. Todo camino te lleva lejos de ti, lejos de la verdad que tú eres.” -Osho.

Cuando buscamos algo, significa que no sabemos dónde se encuentra, cuando tomamos un camino o realizamos un viaje, este requiere distancia y un destino, el problema es que todo lo que podemos buscar, o todo lo que representa el camino o el viaje, se encuentra dentro de ti. Sabemos dónde está y no existe una distancia entre tú y tu interior. Lo mismo pasa fuera de nosotros, todo está conectado y en todo podemos observar la belleza y la magnificencia de la vida y la existencia misma, un Sutra Zen dice “El cielo vacío carece de límites, no obstante esta justo aquí, profundo y despejado” Si volteas hacia arriba lo veras, está en todas partes, no necesitas buscarlo ni encontrar un camino, lo que está en todas partes no puede encontrarse en “algún sitio”.

La vida, la existencia y Dios son como el cielo, carecen de límites, no pueden ser definidos, no hay un principio ni un final, simplemente están en todo y en todo están. Por eso la búsqueda y el camino, son solo metáforas, si las tomas literalmente, te perderás. Lo que “buscas”, ya está en ti y en todo a tu alrededor, solo hay que saberlo ver, no necesitas realmente un camino, un viaje o un guía, solo debes abrir los ojos y observar, abrir la mente y permitir, solo ser tú, en tu máximo esplendor, el único maestro auténtico que tienes, eres tú mismo.

Tal vez no lo has visto porque lo estás buscando, solo cuando sueltas por completo la búsqueda y el camino puedes encontrarlo. Pasa mucho en la meditación, de pronto quien medita experimenta una increíble paz, felicidad y gozo interior, una vez que las conoce, las comienza a buscar, busca repetir la experiencia y no regresan más. Cuando tenemos expectativas, apegos e identidades como la del buscador, no podemos encontrar nada, ya que estos generan tensión, separación y concentración, te pierdes buscando y deseando experimentarlo. En el momento en el que sueltas por completo, te relajas y simplemente eres aquí y ahora, llega por sí solo cuando tiene que llegar.

El camino que elijas en tu vida es algo personal y tiene que funcionarte a ti, puedes usar caminos que han sido trazados por otros, o crear los tuyos propios, nada es más emocionante que crear tus propios caminos, pero entiendo que no es para todos, no permitas que nadie te diga en qué creer o no creer, no te dejes engañar por lo establecido, siempre escucha a tu corazón porque en el resonara la verdad, siempre y cuando tengas la apertura para escuchar.

De nuevo, tu único maestro real, eres tú, conócete a ti antes de querer conocer todo en el mundo, porque no importa a donde vayas o donde trates de esconderte, ahí estarás tú, siempre contigo, en la montaña más alta y silenciosa, solo encontraras el silencio que lleves contigo.

«El significado y el objetivo de danzar es la danza. Igual que la música, se realiza plenamente en cada momento de su curso. No se toca una sonata para llegar al acorde final, y si el significado de las cosas estuviera simplemente en los finales, los compositores solo escribirían últimos movimientos». – Alan Watts.