Tus creencias te pueden empoderar o limitar en la vida.

Lo que crees creas. Soltar viejas creencias puede ser sumamente complicado o sencillo, todo depende de ti. ¿Qué tan apegado estás a tus viejas creencias? ¿Te definen y te riges por ellas? ¿Crees que eres ellas?

La creencia madre de las creencias, es que creemos que esas creencias son lo único que somos, lo único que existe y lo único inmutable. Pero, aunque suene un poco revuelto, leer este libro tiene el potencial de ayudarte a soltar.

“No creas en algo simplemente porque ha sido transmitido por muchas generaciones. No creas en nada simplemente porque ha sido dicho y rumoreado por muchos. No creas en nada simplemente porque está escrito en las Sagradas Escrituras. No creas en nada meramente por la autoridad de maestros, mayores u hombres sabios. Cree solamente después de cuidadosa observación y análisis, cuando encuentres que concuerda con la razón y que conduce a lo bueno y al beneficio de uno y todos. Entonces acéptalo y vive según ello”.   -Buda

tus creencias pueden ayudarte a ser más feliz

Que tus creencias te ayuden a ser más feliz.

Lo que quieras creer, está bien, siempre y cuando sea algo que te ayude a disfrutar plenamente tu vida, a conectarte con tu ser, o a lo que tú quieras, no es condicionar tus creencias, solo tú puedes hacer eso, pregúntate ¿Esto que creo me ayuda de alguna forma?

De no ser así, el hecho de cuestionar esa creencia ya es una acción consciente y de la misma manera puedes observar cuales son los fundamentos de esa creencia, de dónde viene, cuál es su origen y las creencias secundarias que la sustentan y cambiarla por otra a voluntad, algo que te beneficie como persona, que enriquezca tu experiencia de vida.

Nadie puede decirte que creer o no creer, pero muchas veces nos dejamos influenciar por no cuestionar ni el origen, ni el efecto que tiene en nuestras vidas.

Todo lo que sea verdad para alguien es verdad, no tengo porque juzgar, pero sí quiero invitarte a cuestionarlas, a ponerlas en perspectiva y a traerlas a tu consciencia, si después del escrutinio es algo que te funciona, te conecta y te empodera o te sirve de algún modo, perfecto, de no ser así analiza qué nueva creencia podría suplirla y ayudarte en tu vida.

cuestiona el origen de tus creencias

Cuestiona las creencias y su origen.

Cuando una creencia se asienta en nuestra vida inconscientemente se va convirtiendo en tu modo de vida, en tus propios paradigmas y reglas de interacción con todas las experiencias, no aceptes todo, simplemente porque alguien con un ego más grande que el tuyo lo dijo o lo escribió, son solo apariencias, cuestiónalo, consúltalo contigo, con tu corazón, la verdad debe resonar en tu ser, si no, solo estas comprando conceptos de vendedores habilidosos.

las creencias según Buda y la historia de los nudos

Las creencias según Buda.

Hay una historia que dice:

“En una ocasión en que el Buda llegó para su sermón matinal traía un pañuelo en la mano. Se sentó frente a sus diez mil monjes, y empezó a hacer nudos en el pañuelo. Les dejó a todos sorprendidos, porque nunca había hecho nada parecido. ¿Qué estaba haciendo? ¿Se había olvidado del sermón? Pero por respeto permanecieron quietos y siguieron observándole.

Una vez que el Buda hubo hecho cinco nudos en el pañuelo, dijo:

-Quiero deshacer estos nudos. Pero antes de hacerlo me gustaría hacer dos preguntas. Una, ¿es este pañuelo el mismo que antes de tener los nudos?

Ananda, uno de sus grandes discípulos, dijo:

-Bhagwan (sánscrito para próspero o afortunado), en cierto modo es el mismo porque los nudos no afectan su existencia. No añaden ni disminuyen nada. El pañuelo continúa siendo exactamente el mismo, su cualidad es igual, sigue siendo un pañuelo. Pero, no obstante, no es el mismo, porque algo ha cambiado. Puede que tenga o que no tenga un valor fundamental, pero ahora cuenta con algo nuevo: esos cinco nudos. Está atado, y, así pues, ya no es libre. Ha perdido la libertad. el pañuelo es el mismo, pero ahora es un esclavo.

El Buda dijo:

-Muy bien, Ananda, eso es lo que quería decirles a mis monjes. Cuando el hombre está dividido permanece en cierto modo de la misma manera, y, no obstante, ya no es el mismo. Ha perdido su libertad, su armonía, aunque fundamentalmente nada haya cambiado. Sois dioses y diosas, nada ha cambiado; sólo que el dios ha quedado atrapado tras la existencia de unos cuantos nudos. Fundamentalmente sois tan libre como un buda, existencialmente sois exactamente igual que yo, pero psicológicamente no estáis donde yo estoy, no sois lo que es el buda. Existencialmente, todos somos budas, pero psicológicamente habitamos mundos distintos y particulares… estos nudos.

El Buda hizo a continuación la segunda pregunta: -Monjes, tengo otra pregunta que haceros: ¿qué debería hacer para deshacer estos nudos?

Sariputta, otros de los monjes, se puso en pie y dijo:

-Bhagwan, si queréis deshacerlos permitid que me acerque, que los observe. Porque a menos que sepa cómo se han anudado no habrá manera de saber cómo pueden deshacerse. ¿Qué proceso se ha utilizado para atarlos? ¿Cómo han sido creados? Sólo sabiendo eso podrán desatarse. Permitid que me acerque. Y no hagáis nada antes de que pueda mirar, porque si hacéis algo sin saber cómo han empezado a existir los nudos, se pueden llegar a crear nudos todavía más sutiles. Puede resultar todavía más difícil. Puede llegar a ser imposible desatarlos.

Y el Buda dijo:

-Correcto, Sariputta, eso es exactamente lo que quería decir.

Antes de que uno comprenda cómo realizar, debe entender qué es lo que le falta. ¿Cuáles son las causas de su miseria? ¿Cómo llegó a estar dividido? ¿Cómo sucedió tal imposible que lo indivisible se halla dividido, que la beatitud absoluta se haya convertido en miseria, que los dioses hayan caído prisioneros? ¿Cómo ha sucedido?

El “cómo” debe llegar a conocerse con muchísima precisión…” – Osho “El sendero del Zen” Editorial Kairós 2003.

Al igual que en la historia nuestra naturaleza se mantiene intacta, nuestros nudos son nuestras creencias, pero nada de nuestra esencia real ha cambiado, en el momento que podemos observar con claridad su origen llegamos al entendimiento y podemos comenzar a deshacerlos, al saber de donde surgieron y cómo fueron creados podemos conscientemente eliminarlos de nuestra vida, recuperar nuestra naturaleza y nuestra libertad.

Te recomendamos leer: El Ego

Nos encantará leerte déjanos tus comentarios en esta página y síguenos para saber más.

Ver detalles del libro: La Era de la Consciencia – Edgar Bravo (Edy Bravo)

La era de la consciencia el libro de Edgar Bravo - Edy Bravo

¡Comprar el libro en Amazon!