La verdad resuena y algo en tu interior las reconoce.

Cuando te topas con una verdad simplemente resuena con tu ser, algo dentro de ti la reconoce y te da la sensación de que simplemente lo habías olvidado en algún momento, sin importar su origen sabes que es verdad de alguna forma.

Las mentiras por otro lado, como las apariencias, se descubren tarde o temprano, lo mismo que resuena contigo cuando escuchas una verdad, también te indica cuando algo no cuadra del todo, en mi entender esto viene de la intuición y nace del campo electromagnético que emana nuestro corazón, pero a ciencia cierta no lo sé.

Solo se, lo que me dice mi instinto, cuando escucho a alguien hablar de cualquier tema, aunque las palabras suenan correctas hay algo que no cuadra, tal vez solo las aprendió de memoria y fue otro quien las creo, sólo está firmando con la firma de alguien más, pero cuando algo no es congruente en tu ser, se nota.

¿Has escuchado el dicho: “Tus acciones hablan tan alto que no me permiten escuchar tus palabras”?

Al final todo cae por su propio peso, las mentiras, las ilusiones, las fantasías, las máscaras y los personajes del ego, terminan cayendo todo se descubre, porque no tienen un sustento real, no hay congruencia, por más fuerza que tenga tu creencia, tarde o temprano terminará triunfando la verdad.

En el libro La muerte de Iván Ilich, León Tolstoi nos cuenta, como Iván Ilich, se preguntaba en su lecho de muerte. ¿Qué si todo lo que he hecho en mi vida fue equivocado? 

La verdad y las mentiras se reconocen por la congruencia

Podemos reconocer la verdad fácilmente

A veces la verdad nos llega de pronto y de los lugares más inesperados, si tenemos la mente abierta y podemos reconocerla como tal, nos abren un mundo nuevo, puede cambiarlo todo en un instante, pero por ello hay que llegar vacíos, ya que si nuestra mente y nuestro ser se encuentra lleno ya no habrá espacio para nada más.

Si no, tal vez nos pase como a Iván Ilich que no lo supo hasta el final, en el momento en el que ya no tenemos nada que perder, se desaparecen las ilusiones y los velos que nos preocupaban tanto, entonces, se crea el espacio necesario para lo nuevo, para disfrutar de las experiencias y dejar que la vida pase a través de ti y te revele maravillosos secretos, que nunca fueron realmente secretos, siempre estuvieron ahí, simplemente no estabas preparado para ver.

Estas verdades pueden parecer simples y lo son, pero como decía Walt Whitman «La verdad es simple, si fuera complicada todo el mundo la entendería».

Te recomendamos leer: El despertar

Nos encantará leerte déjanos tus comentarios en esta página y síguenos para saber más.

Ver detalles del libro: La Era de la Consciencia – Edgar Bravo (Edy Bravo)

La era de la consciencia el libro de Edgar Bravo - Edy Bravo

¡Comprar el libro en Amazon!